Historia

El Instituto de Investigaciones Químicas (IIQ) surgió en 1996, tras la firma de un acuerdo entre el Consejo Superior de Investigaciones Químicas (CSIC), la Universidad de Sevilla y la Junta de Andalucía. La necesidad de potenciar la innovación en el ámbito de la química en Andalucía, de aprovechar al máximo los recursos existentes y de afrontar con garantías los nuevos retos en sostenibilidad y desarrollo económico fueron, a grandes rasgos, los motivos principales para la creación del IIQ.

Asimismo, el IIQ se benefició de la constitución del Parque Científico y Tecnológico de la Cartuja para encontrar alojamiento. En 1997 tuvo lugar la inauguración oficial del Centro de Investigaciones Científicas Isla de la Cartuja (cicCartuja), en el cual se integró el IIQ, junto a otros dos Institutos: el Instituto de Bioquímica Vegetal y Fotosíntesis (IBVF) y el Instituto de Ciencia de Materiales de Sevilla.

Desde sus inicios, como queda recogido en el convenio de creación, refrendado en los correspondientes procesos de evaluación de planes estratégicos de centros e institutos del CSIC para los periodos 2005-2009 y 2010-2013, el IIQ tiene la misión de generar conocimiento en el área de la química, mediante la investigación básica de excelencia y la interacción con otras áreas del saber, así como el establecimiento de relaciones con el entorno productivo que faciliten la transeferencia de resultados.